<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9964787\x26blogName\x3d.+astronautaperdido+.\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://federicoruiz.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://federicoruiz.blogspot.com/\x26vt\x3d-6189422383071852767', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

. astronautaperdido .

.:: misterios escándalos morfina fotos ::.

Cicatrices nuevas

Cicatrices, hermanita, hace tiempo me pediste que te hablara de ellas y ahora es el momento, hacer una especie de balance donde yo gano por el color del trigo, por las cosas que vi, por lo que he cambiado. Cicatrices nuevas, hablarte de mí, de mi nueva edad.

Tú lo sabes. Lo primero que vi fueron mis miedos, a mí diminuto desde 30 mil pies de altura, lo primero que vi fue mi sueño quebrándose en moléculas de soledad y llanto. Lo segundo que vi fue dignidad. Se llamaba Luis Erazo y le debo tanto que él jamás lo imaginaría. Lo tercero que vi fue mi suerte. Era el diablo, se llamaba Max y espero verlo de nuevo.

Vi cosas y he cambiado.

En Buenos Aires vi momentos felices y aún los veo, revolotean por ahí junto a mis carcajadas y mis ideas del mundo. En la pampa argentina vi viento y obstinación y vi mi ego quebrarse por personas millones de veces más valientes, decididas y tercas que yo. Vi mezquindad en Chile y allí también vi resplandores, tormentas eléctricas en mitad de la noche: Catalina fue una, todo Valpo fue otra. En Bolivia vi tardes tan, tan blancas.
Gaby - Roxy
. buenos Aires color de Roxy .

Vi chicos que lo sabían todo sin saberlo. Vi felicidad en ellos como yo nunca tuve, vi un cariño superior a mí, vi sabiduría en Portete - Ecuador. Se llamaba Genaro y tenía 10 años. Vi hambre y penurias, en la costa peruana vi desiertos y escapé de ellos, vi millones de bolsas plásticas bailando en el aire y pensé siempre "belleza sudamericana". vi cajas de cartón que antes del vendaval fueron refugios protección cariño largas horas de trabajo. Vi insatisfacción y a veces triunfo en la sonrisa de los pescadores. Vi ingenio, ideas brillantes y simples funcionando, vi cultivos sin fin donde antes no había nada. Vi un hombre y vi la vida, su esplendor al luchar cada día: Carlos, un rolling stone sin "Rain fall down", esa guitarra en su sonrisa.

Vi amor en Máncora aunque no espero que vuelva.

En Trujillo vi mentiras y no me gustaron. En Lima vi arte moderno en las calles, en Lima vi abnegación y cariño en cada noche en cada plato servido en cada palabra de aliento, vi un paisaje tan hermoso que me recordó a mi madre. Delia se llamaba y a veces sufría y para protegerse cantaba viejas canciones de amor, ya tú lo sabes. Y me vi a mi mismo confundido de nuevo y a mi obstinación o a mi torpeza salvándome, llevándome a saborear el color de las nubes, en tantos lugares vi caras extrañas que confiaron en mí (beso para Azu, Prentiss, María Cleofe). (Otro para tí, mamá, que este mensaje también es tuyo, así como la gratitud y la belleza de unas manos sagradas venciendo la oscuridad del mundo).

Y vi también tanta bajeza, tanta pena, tantos fantasmas solitarios, tantas tradiciones cambiando de piel o cayendo en el abismo. Vi tantas cosas cuáticas que deje de ser niño, hermanita, vi tantas cosas zambulléndome en la vida, en esa que aún no está empaquetada en formato de cajita feliz o de parque temático.

Vi cosas y he cambiado.

Creo más en el poder de mi risa, creo más en mi ojo de diamante, creo más en esa curiosa fuerza que juega con el destino, creo más en mi buena estrella, creo en ella siempre. Creo en el horóscopo Bazooka en Santa Rosita de Lima en el Señor de Muruhuay. Creo que me volví centrocampista en política y presento disculpas por ello. Creo que sigo igual de estresado a veces e igual de responsable (hay defectos que no podés dejar atrás nunca). Sigo igual de trascendental aunque me hago el estúpido para ser más feliz y creo que funciona. O casi siempre y eso me pone bien. Creo que soy más egocéntrico que antes. Y más humilde. No soy más agradecido porque lo fui siempre, aceptando con alegría los Corn Flakes aunque se pusieran blanditos con la leche. Una vida llena de privilegios, cómo no agradecerla?

Creo que crecer es una mierda aunque disfruté haciéndolo. Ahora ya no tengo 9. Tengo entre 11 y 16 por todas las cosas que vi. Tu me preguntas si he cambiado. Sí. Y lo obvio es que soy el de siempre y que al cambiar gané por el color del trigo, por el tiempo, por las palabras nuevas, por la soledad y el amor dejando cicatrices nuevas en mis días.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

miércoles, marzo 08, 2006

Haz dejado un pedazo de ti en ese escrito. Lo sentí tan profundamente que me puse a llorar! Animo, animo hijo. No puedo decir más...    



jueves, marzo 09, 2006

Q belleza lo que escribiste Fede. Leía mientras de fondo escuchaba al nostalgico Ismael Serrano y las ojos se nublaron aun mas en esta tarde.
"Sigo igual de trascendental aunque me hago el estúpido para ser más feliz y creo que funciona"... a veces parece necesario para subsitir, lo vivo tanto!
Q haya mil cicatrices mas y detras de ellas, manos q las curen...    



jueves, marzo 09, 2006

por tí sobrevive mi orgullo, por tí y por las heridas que quiciera compartir contigo cuando me acuesto y repito una oración a tu angel de la guarda y al mio para que me deje y salga en tu defenza. no sé si sea egoista, pero violeta me perdonará: no son sus primeros pasos, ni sus primeras palabras lo que me devuelve la fé en la vida, son tus pasos, tus palabras...
carol.    



miércoles, marzo 15, 2006

fede en pelota fede loco fede niño fede grande fede efectos secundarios fede que vuelve y no fede que dispara fede esperando que cambie la luz del semaforo a verde mientras llueve para sacar la cámara por la ventana de cualqueir cosa fede con rayones fede vivo.    



viernes, marzo 17, 2006

Déjalo salir! Sigue hablando, rebusca y habla de las heridas, de todas ellas o de algunas de ellas. De las cerradas y de las que aún estan abiertas. Déjalo salir, sin preocuparte de que "moquiemos". suerte    



viernes, mayo 12, 2006

Fede, llegué tarde a esta puesta en escena de lo que ha sido tu vida, del antes y el después que finalmente terminan siendo el ahora... te felicito, te envidio y te pienso, cada vez que creo que las mejores decisiones siempre las toman los demás... que bueno tener más cicatrices, yo dejé de tenerlas desde muy chiquita, pero no me dejo de raspar... al menos... Un abrazo Pgallon    



» Publicar un comentario