<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9964787\x26blogName\x3d.+astronautaperdido+.\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://federicoruiz.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://federicoruiz.blogspot.com/\x26vt\x3d-6189422383071852767', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

. astronautaperdido .

.:: misterios escándalos morfina fotos ::.

. rewind . one travel .

viernes, octubre 27, 2006
. la clase de resúmenes que odio . con mucho gusto . rewind . one trip . un adiós . presionando play : >.




· Mejores lugares: Quito Ecuador, Máncora Perú, Bariloche Argentina, Uyuni Bolivia, Huancachina Perú, Valparaíso Chile, Salvador do Bahía Brasil, Lima Perú, Buenos Aires Argentina, Puerto Pirámide en la Península Valdés en Argentina, Ollantaitambo en el Vale Sagrado en Perú pero sin Aguas Calientes y sin Machu Picchu, Jericoacoara Brasil, Parque Tayrona Guajira y Sapzurro en Colombia. Los soñé?

· Peores lugares: Chimbote en Perú, unas dos horas abajo de Trujillo, insoportable el olor de las fábricas de concentrados de pescado. Allí dicen que es el olor del dinero. Juliaca en Perú, cerca a Puno y al Titicaca, el pueblo es una gran colección de calles encharcadas y camiones. Santo Domingo de los Colorados en Ecuador, llamado Santo Domingo de los Colombianos, con el centro más feo y caótico que vi. Bajo Caracoles en la Patagonia Argentina, la desolación de una estación de gasolina y 5 o 6 casas en medio del viento y de la nada. Comodoro Rivadavia en Argentina, una ciudad fea donde todo mundo dormía. Recife en Brasil por el río contaminado y maloliente que pasa por el centro. No fui a Oruro en Bolivia,. Si fui a Trinidad en Bolivia, calles apestosas y mala onda: a los gringos como yo nos tratan como a mierda de perro. Estos lugares son mi deseo para todos aquellos que leen la revista Don Juan.

· Un lugar para trabajar: Buenos Aires, donde hice el intento, envié hojas de vida y me desesperé y me fui. Me contactaron de una agencia cuando estaba en Buzios, Brasil, cerca de Río. Simplemente dije gracias, retroceder nunca.

· Un lugar para no trabajar: Jeri, nordeste de Brasil. Allá vuelvo a mirar el mar desde la duna.

· Peores momentos: la primera semana en Ecuador fue alucinante, tenebrosa, hermosa. Buenos Aires un momento, enloqueciendo de rutina y desesperanza. Buzios, Brasil, porque no tenía dinero. Perú, donde vendí mi bici y me sentí turista, que desgracia. Santa Cruz de la Sierra donde me sentí enfermo y solo. Cada aduana chilena, donde para un sello tenía que soportar la mala onda chilena y humillarme un rato.

· Los días más locos e increíbles:
o El primer día en Quito cuando conocí al diablo: Max
o El primer día en Máncora, cerveza de playa con Maggie y fotos de Julia, inocencia perversa
o El primer día en Valparaíso con Pancho, exiliado, comunista, allendista, loco
o Ese día en el Malba Buenos Aires, Avenida Alcorta cicatriz, con Rubinho y Gloria, lo que nos reímos en ese saloncito cheto de té
o Esa tarde en el cementerio de la Recoleta con Aireen Karen saltando muerta de risa
o Los días vagando solo por Lima llena de stencils Naff, gracias a ti, Azucena
o Trekking en Lencois con Karen, Katerin, Steffano y Gilberto Moura Lima, todos diamantes
o Hablar estupideces con Luanda, perseguirla por la cocina del hostal y luego morirnos de risa
o Una semana de playa en Jenaro Heidi y Yaritsa y su sabiduría infantil en la costa ecuatoriana
o Cada conversación con Melisa en Mendoza, adorable, che
o Los días en Fortaleza con Sebas y Stefanno, amigos para siempre, jogando futebol na praia
o Las canciones con Palito en Buenos Aires, bienvenido al borde de las cosas border, vos sos mi Calamaro personal, viejo, aún escucho tus canciones
o Todo Jeri, sicodelia copa mundo y sobre todo Pia
o Caminatas por el Valle de la Luna con Simón, Marco y Francesca en La Paz
o Las cenas llenas de risa con mi mocosienta y con Catica en Viña del mar, que ataque de felicidad inolvidable,
o Las tardes con Roxy Martínez en Buenos Aires, maldita Roxy cuanto te adoro y que horrible es la salsa en Buenos Aires y que película que vivimos con Gaby rescatándola del marido, vos sabés que fueron días luminosos
o Luis Erazo en la frontera ecuatoriana mi primer día de viaje, tantas gracias, tantas,
o Las risas con Omar en Máncora y sus esfuerzos por seducir a algunas gringas estúpidas en su inglés de 4 centavos
o La buena onda de Ricky Brunetti en Buzios, el tío más Henry Miller que conocí en la vida, esa noche caminando para llegar a casa, dueto con borrachera:: “i feel good, i dont have money, but i have a dude, i feel good”, que momento increíble, pibe y surfar as ondas azules y bravas no Geribá
o Los días con Nico en Montevideo tomando fotos random de la vida, gracias, sensei
o Los días en Mendoza con Manu Chao en mi cumpleaños y la compañía de Che Julita, Illya y Maryory, y luego con ellos yo tomando fotos en chanclas en el Parque Aconcagua, fotos a los altares en la carretera, Santo Gauchito Gil, Santa Difunta Correa
o Esa tarde con Margareth en Ica bailando con el Príncipe Yorline, escenas surrealistas
o Las películas pseudo porn que hacíamos con Gonzalo en Buenos Aires junto con Jacqui, Silvia y Steffano, donde yo hacía de director de fotografía, jajajaja
o Las noches en Baires tomando Titarelli y cantando Coldplay y Pink Floyd con Héctor, Antoine, Reinaldo y de nuevo Che Julita azotando su vieja cámara Reflex, viendo a Reinaldo hacer sus monólogos y sus fonomímicas de Madonna, hilarante
o Las noches de murga en Buenos Aires y samba en Bahía, yo feliz saltando por las calles
o Las conversaciones con Kalid Dhadaboy en Baires, fantástico amigo, nos vemos en el mundial 2010
o Los días con Rubinho y la nostalgia cruzando el estrecho de Magallanes, tomándonos fotos estúpidas para humillar a Juanda siempre en los recuerdos, fotografiando estrellas fugaces en Futalefú, en la carretera austral al sur de Chile, y ese mismo cielo en Jericoacoara, nordeste do Brasil, y allí mismo la vida descalzo por las calles de arena suave.
o El camping bajo cero en Ushuaia donde casi muero congelado
o Las conversaciones por radio con el papá de Rubinho, la solidaridad y la memoria
o Las tardes de fútbol venciendo argentinos y brasileros y franceses con la furia elegante de Steffano, crack
o La inteligencia de Doménica y como a sus 11 añitos gerenciaba tantas vidas
o Encontrarme con Andrés Ramírez en Bogotá así no más tan casualmente entre 8 millones de personas
o Las noches de salsa con Thale en Buenos Aires, como me reía viéndola mover sus huesitos noruegos al son del Buena Vista Social Club
o Los momentos con Mariano, Fátima y con pequeños hijos en Jeri, el sueño hippie vive
o Prentice Darden guiándome para escalar montañas sagradas en el Valle Sagrado en Perú
o Ziv y a Slomith negociando en Olinda y Porto das Galhinas, último precio, último precio
o Las gatinhas Marcela y Gheiza en Jeri, las risas mientras me enterraban en la arena
o Las conversaciones y las fiestas con Antonella en Quito, hermosa dentro y fuera toda ella
o Las risas con David Snell en Quito y los recuerdos al verlo en la gran barrera coralina en Australia
o El tiempo con Ana y su mal humor y sus impulsos suicidas y sus besos frente al viento en el barco hacia Manaos
o El día con Daniela en Uyuni la mujer más hermosa que conocí, loquísima tirándole piedras a los trenes muertos
o Los días, tardes y noches de sexo apresurado, sexo desesperado, sexo casi obligatoriamente seguro, finalmente sexo divertido, sexo a veces lleno de arena y de caricias y a veces de amor y risas.


· Cuanto me costó el chiste: Entre 8.000 y 10.000 dólares por el más raro y mejor año de mi vida. Poco? Fui backpacker, comí barato y usualmente fantástico, estuve al menos una vez por país viviendo en casa de gente local. Mucho? Soy un niño mimado que iba a hostels de cadena y que hacía tours, nunca dejé de pagar algo, pocas veces pedí aventón, hitchhiking o carona, cuando quise comprar algo simplemente lo compré.

One travel. Mi viaje. Rewind. Adiós para siempre. La sensación de haber sido más que un turista. Ahora que ya lo recordé, puedo olvidarlo todo.